Un mensaje para Renzo Prieto

marzo 22, 2020
Por Nasbly Kalinina.

Querido hermano en Cristo: he decidido escribirte esta carta abierta porque confío en que alguien te la hará llegar. Desde el día que te volvieron a detener no he dejado de orar por ti, mi amigo, quien a pesar de que nunca nos hemos visto en persona somos el testimonio vivo de que por medio de las redes sociales sí es posible conocer a cientos de personas y mantener una sana relación de amistad.
Cuando pienso en ti, inevitablemente me viene la imagen tuya con tu hermoso sobrino con quien pasabas mucho tiempo jugando, y cuyas fotos disfrutabas compartir en las redes y enviarme por WhatsApp porque sabes lo mucho que me gustan los niños.
Es increíble como un alma tan dulce y bondadosa haya vuelto a caer presa en un lugar tan sombrío y triste. Tu quien siempre me apoyaste en cada ocurrencia y en mis proyectos literarios, con una gran sonrisa y tu acostumbrado saludo: “Señorita” y movías cielo y tierra para complacerme.    
Antes de que salieras en libertad estuve a punto de escribir sobre ti para apoyar tu campaña de liberación, afortunadamente no fue necesario porque al poco tiempo saliste de aquel infierno cuando se dio la revuelta en la que golpearon a Gregory Sanabria y en que por primera vez nos comunicamos, porque fuiste tu quien me avisó que nuestro amigo estaba bien, adolorido, pero que sobreviviría.
Desde entonces nuestra amistad se fue afianzando, preocupados uno por el otro a pesar de la distancia porque nuestro amor por Venezuela y el sueño de verla libre y próspera nos fue uniendo cada día más. Cuando recibí la terrible noticia de que te habían vuelto a presar no pude contener las lágrimas y sin esperar por una foto de algún familiar, como suelo usar en la Hora Santa, decidí arrodillarme yo misma y orar por ti para que pronto puedas ser liberado.
Desde aquí te aseguro que no dejaremos de luchar por ti y por todos los presos políticos porque el pensar diferente no nos hace criminales y es nuestro derecho expresar lo que sentimos porque la Libertad de Expresión nos pertenece y siempre nos acompañará a donde quiera que vayamos.
Mi flaco, tu imagen de Jesucristo, es tu mayor protección y por más caídas que tengas en el camino pronto verás la luz de su gloria y podremos celebrar juntos, como hermanos, no solo el éxito de nuestra misión en la tierra sino también las bendiciones recibidas por nuestro Padre Celestial.
Dios y la Virgen te envuelvan con su amor mientras todas las personas que te queremos oramos y luchamos por tu pronta liberación.
 
#EsTiempoDeMisericordia #LibertadParaRenzo #QueSeHagaJusticia.
 

Luis, Héctor, Erasmo y Arube: Cuatro héroes de la policía metropolitana en prisión

marzo 9, 2020

Por Nasbly Kalinina @nasbly

     “Mamá: ¿cuándo tendremos una vida normal?” Le preguntó la pequeña Lismar, a Laura, la esposa de Luis Molina quien al igual que sus compañeros lleva 17 años presos por los caprichos de varias personas con poder.

     Lismar tiene 7 años y solo puede ver a su papá cuando la llevan a Ramo Verde, una prisión militar a las afueras de Caracas, para ella se podría decir que aquello es normal, pero en su pequeño corazón sabe que una familia debe estar junta, en casa, y que papá debería estar libre, trabajando y cuidándolas tanto a ella, su mamá y su hermana. Ella ve como a sus amiguitas sus papás las llevan a la escuela, están en sus cumpleaños, van al parque o a la playa mientras que ella lo vive únicamente en sueños.

     “Mamá, anoche escribí un poema, ¿lo quieres escuchar?” preguntó la pequeña sacando su cuaderno de notas para leer su obra ante la afirmación de Laura:

Mis héroes

Dedicado a los 4 policías metropolitanos de RV

Hace muchos años

Cuando ni pensaba en nacer

Un grupo de valientes policías

Defendieron a una multitud

De unos villanos

que aparecieron por doquier.

Fue el 11 de abril de 2002

Cuando las calles de Caracas

Se enlutaron   

Por un cambio de poder.

Los ciudadanos descontentos

Salieron exigiendo

Cuando fueron sorprendidos

Por unos mercenarios

Enviados para la sangre

Hacer correr.

Unos héroes al rescate

Entre ellos mi papá

Luis Molina,

Y sus amigos Héctor Rovaín

Arube Pérez y Erasmo Bolívar.

Salvaron la vida de cientos

Cumpliendo así con su juramento

Haciendo lo que debían

A pesar de su propio riesgo.

Con el tiempo los buscaron

y en vez de ser condecorados

a una cárcel fueron enviados.

Mi madre enamorada

Dice que soy la hija de la esperanza,

 que mi primera

Palabra fue

¡Libertad!

Y no lo dudo.

La justicia es mi norte

Y mi grito de guerra

¡Libertad para todos

los presos políticos mundo!

     Laura abraza a su hija y como todas las noches se arrodillan ante la imagen de la Virgen María, su fiel consoladora, piden por la libertad, pero también para tener fuerzas para seguir cargando esa pesada cruz que les ha tocado llevar. 

#EsTiempoDeMisericordia     #LiberenALos4PoliciasMetrolitanos     #QueSeHagaJusticia


PETTER MORENO: UN AVIADOR ESPERANDO SU LIBERTAD

febrero 9, 2020

Por Nasbly Kalinina 

     El 12 de febrero de 2015 Petter fue secuestrado por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) acusado del “Golpe Azul”, un supuesto atentado contra Nicolás Maduro, y desde entonces no solo su vida se convirtió en un total infierno si no también la de su familia. Su mamá, Mariluz Guevara, ha denunciado las violaciones al debido proceso, integridad física, Derechos Humanos, torturas, tratos crueles y degradantes que se han cometido en contra de su hijo.

     Su caso ha sido uno de los más terribles ejemplos del llamado “Efecto puerta giratoria” de Alfredo Romero dado que el 11 de octubre de 2018, luego de pocas horas de haber sido liberado, Venezuela fue testigo de su nueva detención, razón por la que Mariluz al igual que su nuera y sus nietas han llorado arduamente.

     Entregada a la oración y con una fe inquebrantable, su familia esperó el 20 de octubre de 2019, fecha en la que Petter cumplió su pena para abrazarlo en libertad, sin embargo, la boleta de excarcelación nunca llegó por lo que todos se mueren de dolor ante tanta injusticia. 

     Desde niño Petter siempre soñó con ser piloto de la Fuerza Área Nacional para proteger el país en el que nació el 7 de marzo de 1984 en la ciudad capital. Sus padres se lo llevaron desde muy pequeño a Maracay donde se crió con mucho amor, buenos principios y valores. De allí que al encontrar el amor de su vida no dudó en casarse y formar una familia como Dios manda. 

     Petter se graduó de la Escuela de Aviación Militar el 5 de julio de 2008 y como especialista de operaciones áreas en el año 2012. Su pasión era resguardar a sus seres amados y a la nación desde los cielos, por eso nadie puede explicarse que le hayan imputado los delitos de instigación a la rebelión con el decoro militar y 4 agravantes. Él es un joven emprendedor, de corazón humilde y feliz por lo que no tiene sentido tales acusaciones y menos que aún después de haber pagado su pena no lo dejen en libertad. 

      Su boleta de excarcelación la tiene retenida el Mayor Edgar Rojas Borges presidente de la Corte Marcial y el juez de ejecución de Caracas el Teniente Coronel Iván Bustamante.

     Por eso, es necesario que todas las personas sedientas de justicia nos unamos y no descansemos hasta que Petter Moreno y el resto de los presos políticos sean liberados. 

#EsTiempoDeMisericordia #LiberenAPetter #QueSeHagaJusticia


Antonio Pérez Cisneros: un civil en la cárcel militar Ramo Verde

enero 13, 2020

Por Nasbly Kalinina

@nasbly

     Aquel día mis lágrimas brotaron sin darme cuenta, su mirada tierna y amorosa me hicieron olvidar que se trataba solo de una imagen de la madre de Jesucristo. Había sentido una especie de llamado y tuve una necesidad impaciente de ir a su peregrinación, mi novia se empeñó en acompañarme a lo cual accedí a pesar de que mi deseo era viajar solo para contemplarla como si fuera su único hijo entre aquella multitud.

     Desde Caracas, mi ciudad natal, a Barquisimeto donde se encuentra el Santuario Nacional de la Divina Pastora hay una distancia de 358 km aproximadamente en carro que se pueden recorren en unas 4 horas por lo que viajamos el 13 de enero de 2018 para disfrutar de toda la procesión.

     Sin ser católico desde muy joven sentí una gran atracción por las diferentes advocaciones marianas y a pesar de que he conocido muchas de ellas ninguna otra me hizo sentir tan profundamente amado y protegido. Estaba tan embelesado que casi no logré sentir los fuertes golpes que me dieron unos hombres de negro que nos pararon en una alcabala fantasma cuando íbamos de regreso a casa y me separaron de mi novia a quien traté de defender sin éxito.

    ¡Todo fue tan repentino! Esa noche del 14 me encapucharon y secuestraron. Me llevaron a la cede de DGCIM de Boleita donde sufrí toda clase de tratos crueles, inhumanos y degradantes. Mi familia sin saber de mi comenzó a buscarme en todas partes con ayuda de periodistas. Cuando volvieron a casa descubrieron que había sido allanada y algunos rateros se aprovecharon de la situación para llevarse todo lo que pudieron.

     ¡Nos dejaron sin nada! Todo lo que habíamos adquirido trabajando muy duro, de sol a sol, se lo habían llevado. Le prendieron fuego a lo que quedó. ¡Fue demasiado traumático! Mi pobre viejita casi se desmaya ante aquel escenario infernal. 

     Por soñar con un mejor país donde todos tengamos las mismas oportunidades me han acusados de delitos que solo aplican a militares en tiempo de guerra como son traición a la patria, rebelión militar y sustracción de efectos militares.  Después de 17 diferimientos y 11 meses se llevó acabo la audiencia y el 19 de diciembre de 2018, día de mi cumpleaños, pasé a juicio. Desde entonces estoy en un limbo judicial porque mis representantes legales han hecho lo que han podido sin ningún resultado dado que el tribunal Militar no da respuesta de nada.

     En dos años me he deprimido muchísimo principalmente porque no he podido volver a ver a mi hijo. Tuvieron que llevárselo del país por la persecución en contra de mi familia. Lo único que me mantiene firme es el recuerdo de aquella amorosa mirada de la Divina Pastora, a quien he aceptado oficialmente como madre al bautizarme el 24 de septiembre, día de la Virgen de las Mercedes, patrona de los presos. A ella, mi abogada celestial, le ruego todos los días por mi libertad y la de mis compañeros para que termine este infierno en el que nos encontramos tanto nosotros como nuestras familias quienes también viven un desgaste físico y psicológico que difícilmente lograremos superar.   

#EsTiempoDeMisericordia #LiberenAAntonio #QueSeHagaJusticia.


Nicolás Maduro, es tiempo de misericordia.

diciembre 15, 2019
Por Nasbly Kalinina
@Nasbly

“Él cambia los tiempos y las épocas; quita y pone reyes, da sabiduría a los sabios e inteligencia a los inteligentes” Daniel 2: 21

Entre los años 1931 y 1938 Nuestro Señor Jesucristo se le apareció a Sor María Faustina en Polonia y le ordenó que pintara una imagen de Él con la inscripción “Jesús, en ti confío”. Por consejo de su confesor, el Padre Michal Sopocko, escribió su diario titulado “La Divina Misericordia en mi alma.” En el contó las maravillas que el Padre le reveló durante sus apariciones.
Gracias a su manuscrito tuvimos la bendición de conocer el amor y la misericordia de Dios con una perspectiva más profunda: “Cuanto más grande es el pecador, tanto más grande es el derecho que tiene a Mi Misericordia” (Diario, 723).
Esas palabras resuenan en mi mente cada vez que pienso en personas como Nicolás Maduro quienes tienen en sus manos la felicidad y prosperidad de tantos seres que hoy en día se encuentran sufriendo terriblemente. Me pregunto si en su lugar sería igual de no conocer las grandezas del Señor.
Hace un par de meses comencé una campaña en Twitter a las 3 de la tarde con el hashtag #EsTiempoDeMisericordia abogando por los presos políticos y pidiéndole al señor Maduro que los libere. Muchos piensan que soy ingenua o tonta en esperar semejante acción de su parte olvidando que para Dios no hay nada imposible y que el bien siempre triunfa.
Todos nacimos con la capacidad de amar y odiar, de creer o no, la diferencia es que algunos entendemos que nuestra existencia se la debemos a Dios y decidimos abrirle nuestros corazones porque hemos tenido la bendición de conocerlo; mientras otros, como Maduro, no han disfrutado de ese privilegio.
Nuestro mundo está urgido del amor y la misericordia del Padre y me imagino que por eso San Juan Pablo II fue uno de los grandes defensores de la devoción a la Divina Misericordia y proclamó el primer domingo después de la pascua como su día de fiesta.
Posteriormente, el Papa Francisco también se dejó envolver por los rayos de sangre y agua emanados del Santísimo corazón de Jesucristo y estableció el año litúrgico que empezó el 8 de diciembre hasta noviembre del 2016 como el de Jubileo de la Misericordia para darle más difusión a este regalo de salvación recibido a través de Santa Faustina.
En lo personal, nací y fui criada en una familia de raíces católicas y luego de haber escuchado el llamado de Dios estoy convencida que es tiempo de cumplir con nuestro apostolado y dar a conocer el mensaje del Señor para conseguir la conversión, arrepentimiento y salvación de todos.
El evangelio dice que debemos amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos (Mateo 22: 37-39), por eso le hago una invitación al señor Nicolás Maduro Moros a contemplar la imagen de la Divina Misericordia porque al final “el preso agobiado será liberado pronto; no morirá en la mazmorra, ni le faltará su pan” Isaías 51:14.
El señor Maduro está en una cárcel de oro apartado y ciego a las verdades que lo harán plenamente libre por eso ruego para que acepte la boleta de la salvación de su alma enviada directamente por nuestro Padre celestial.

#EsTiempoDeMisericordia #NavidadSinPresosPolíticos #QueSeHagaJusticia


El clamor de mis hermanos indígenas

diciembre 1, 2019

El clamor de mis hermanos indígenas
Por Nasbly Kalinina
@Nasbly

Está amaneciendo y la densa neblina no me permite ver bien el horizonte, disfruto del frío natural a pesar de que no me gusta, me siento en el cielo mientras escucho el sonido del agua desde la imponente cima. El Salto Ángel, conocido como la cascada más alta del mundo, fue el lugar escogido por la reina María Lionza, mi madre indígena, para verme. Estaba nerviosa, tenía mucho tiempo sin saber de ella aun así logré reconocerla, demasiado bella, percibí su ternura y amor, su deseo de protección infinito hacia mí, su hija adoptiva. Al vernos sentí un escalofrío, sabía que su llamado no era para darme buenas noticias, por lo que fui a su encuentro tan pronto pude.

Teníamos tanto que decirnos, pero tan poco tiempo, que en seguida rompió el silencio y me dijo: “mira a tu alrededor la grandeza de la creación del Padre, ¡es extraordinaria! Pero algunos quieren acabarla por ambición como ya han hecho con unos indígenas locales… Ven, quiero presentarte a alguien, a un hermano de la etnia Pemón, quienes fueron los primeros habitantes de estas tierras mucho antes de que llegara Colón. Él es Charly Peñaloza, abatido el 8 de diciembre de 2018 por un comando de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM)”

Le sonreí y lo saludé con la mano con mucha nostalgia, al momento de su muerte apenas tenía 21 años, y cuando nos encontramos se veía muy preocupado y atormentado: “nos están matando, quieren destruirnos por el diamante y el oro que hay en nuestras tierras, mi asesinato apenas fue el comienzo, recuerda la masacre de febrero en Kumarakapay de este año y ahora la del 22 de noviembre en Ikabarú, en la que van 8 víctimas conocidas, pero son más. Fueron 3 horas de disparos en las cuales la guardia no intervino, un menor de edad entre los caídos y un hermano de nuestra etnia. Aún no han presentado un informe oficial ¡Nos quieren destruir por el Arco Minero!” Sentenció con mucha rabia.

Ikabarú es una comunidad mixta en la que conviven los indígenas con quienes no lo son, conocidos como criollos, que se dedican a actividades comerciales y mineras. Para llegar al lugar hay que ir por una carretera en que se encuentran muchas alcabalas por lo que no se explica cómo pudieron llegar personas armadas al pueblo sin ser detenidos por la guardia.

De repente, interrumpió una voz muy bien conocida exponiendo: “El artículo 119 de mi Constitución establece: <>”. Al voltear me pareció increíble encontrarme con él en aquel lugar y bajo aquellas circunstancias, me miró a los ojos y entendí que se hallaba en un profundo e indescriptible tormento por lo que él mismo había iniciado: una guerra entre hermanos por una avaricia insaciable.

A aquel extraño encuentro también llegaron los recién fallecidos en Ikabarú que fueron reconocidos por las personas de la comunidad: el Sargento de la GNB Antonio José Perera Flores de 46 años, el menor de edad Máximo Jeremy Muñoz Solano de tan solo 17 años, Luis Alejandro Fernández Gómez de 28, Richard Antonio Rodríguez Galvis de 30, Leslie Ezequiel Basanta de 33, el indígena pemón Edison Ramón Soto Suárez de 47, Cristian Ruiz Barrios y Cristóbal Ruiz Barrios. Los dos últimos no me dijeron su edad así que preferí no preguntar. Todos tenían en común una gran sed de justicia y me pidieron que ayudara al herido Johnny López de 25 años. “No lo dejes morir;” me dijeron, como si tal cosa estuviera en mis manos, pero luego entendí que a lo que se referían era a que no me callara, que contara lo que estaba pasando con su etnia, que también es mía porque son mis hermanos.

La reina se me acercó, me dio un beso tierno de madre, me recordó que en mi misión no estaba sola porque desde el cielo una gran corte celestial guiaba mis pasos y en la tierra contaba con el apoyo de Alfredo Romero y Olnar Ortiz quienes me ayudarían a superar mis miedos y gritarle al mundo lo que mis pemones están sufriendo, incomunicados y a merced de que los sigan masacrando si no alzamos nuestras voces a tiempo.

#RespetoAlPuebloPemón

#EsTiempoDeMisericordia

#QueSeHagaJusticia


LOS GUEVARA Y DANILO ANDERSON: UNA REFLEXIÓN ANTE TANTA INJUSTICIA

octubre 27, 2019

Por Nasbly Kalinina

@nasbly

 Al poco tiempo en que empecé a escribir sobre los presos políticos unos amigos me pidieron que abordara el caso de los Guevara, el cual me asustó terriblemente porque de acuerdo a toda la información que logré recopilar eran inocentes del asesinato de Danilo Anderson y admitirlo públicamente sería asumir que el verdadero culpable estaba en libertad y hasta podría andar por Miami, ciudad en la que vivo, razón por la que me negué rotundamente.

Hace un par de semanas nuevamente mis amigos me pidieron escribir sobre ellos y esta vez me pusieron en contacto con Jackeline Sandoval de Guevara, esposa de Rolando, quien es además la directora ejecutiva de FUNDEPRO (Fundación para el debido proceso). Una mujer admirable que no ha cesado desde el año 2006 en defender a los presos políticos en su carácter de abogada penalista y familiar de tres hombres injustamente detenidos por un crimen que no cometieron.


Comienzo a entrevistar a mi colega, a investigar y ante su sed de justicia cierro los ojos, respiro hondo y recuerdo que mi mentor, Alfredo Romero, siempre dice que todos los presos políticos son iguales y que merecen la misma atención. Oro para llenarme de valor y tener la inspiración para hacer ver la cruel realidad tanto de Rolando, Otoniel, Juan Guevara, sus familiares como también de Danilo Anderson quien como fiscal del Ministerio Público desde donde quiera que se encuentre no descansa y aclama justicia; lo sé porque siento su pesadez al escribir su nombre y un profundo rechazo a los actos de corrupción en los que estuvo envuelto.

A casi 15 años de su asesinato, aún nos preguntamos: ¿Quién mató a Danilo?, ¿Cuál es el interés de seguir teniendo a los Guevara en cautiverio?, ¿Por qué no se ha respetado el debido proceso? y, sobre todo, ¿Por qué no fueron liberados de manera inmediata cuando los testigos reconocieron que habían mentido en las declaraciones en su contra? No hay pruebas que los inculpe, pero sí unas esposas e hijos que esperan tenerlos de regreso. Ya el sistema les ha robado demasiados años de estar juntos, ya sus lágrimas han llenado muchos lagos, sus suplicas les han abierto el entendimiento a miles así que ya es hora de que los responsables de su detención abran sus corazones y las rejas de sus celdas.

Ya es tiempo de que se investigue seriamente ese atroz crimen y que los verdaderos culpables salgan a la luz por el bien de todas las personas involucradas estén vivas o no. Como creyente estoy convencida que para poder ver a Dios tenemos que limpiar nuestra alma de todo mal y sí nos vamos antes de tiempo, sin tener la oportunidad de arrepentirnos y portarnos mejor, podremos lograrlo por medio de las oraciones y acciones de nuestros hermanos aquí en la tierra.Es tiempo de unirnos, de abogar juntos por los Guevara y todos los presos políticos sin importar nuestras diferencias, pero también de rogar por el alma de quienes como Anderson aún están en las tinieblas.

#EsTiempoDeMisericordia#LiberenAlosGuevara#QueSeHagaJusticia