José Luis Santamaría: Un hombre de Dios rogando por su libertad


Por Nasbly Kalinina

     Hijo de ecuatorianos nació orgullosamente en la cuna del Libertador. Sus padres, Aída y Gilberto llegaron a Venezuela buscando un mejor futuro para la familia. Desde el primer momento se enamoraron de aquel país que los acogió con gran hermandad y cariño, permitiéndoles trabajar y educar a sus niños.

     José Luis, quien es el menor de 5 hermanos, creció escuchando a su abuela sobre Dios y la importancia de la fe. De allí que de niño fue monaguillo por varios años, perteneció a la Legión de María, participó en un coro eclesiástico y realizó trabajos en varias iglesias.

     Estudió electrónica y telecomunicaciones a nivel técnico y a eso se dedicaba hasta que lo detuvieron por tener ideas contrarias al gobierno. Su firme oposición lo han llevado dos veces a prisión.

     La primera vez estuvo acusado de terrorismo, asociación para delinquir y fabricación de explosivos y sin tener pruebas de nada lo encerraron por más de 3 años del 24 de julio de 2014 al 6 de octubre de 2017. Durante ese periodo de tiempo no hubo apertura de juicio y para la audiencia preliminar, luego de muchos diferimientos, sus abogados lograron que le quitaran el delito de terrorismo.

     Al salir pidió que lo llevaran a la iglesia donde se arrodilló frente al gran cristo martirizado en la cruz para rezar y pedir por los presos políticos y comunes porque todos eran víctimas de los peores tratos crueles e inhumanos. Por ello no calló, ni se doblegó y denunció que en las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018 se haría fraude.

     En la Semana Santa participó en las procesiones y demás ritos católicos con gran emoción y con una fe que le brotaba del corazón.

     Desafortunadamente, el 16 de abril de 2018 unos hombres lo secuestraron y lo mantuvieron desaparecido por cinco días en que lo presentaron ante un tribunal militar golpeado, sucio y sediento. Ese día le imputaron traición a la patria e instigación a la rebelión militar. Su hijo al ver que nuevamente le robaban a su padre se sintió desesperado y triste.

      Su mamá, quien tiene 90 año, no sabe de su detención y solo espera con el alma esperanzada que su hijo vuelva a sus brazos sano y salvo porque en el fondo su instinto le dice que ese distanciamiento no es normal ni tan poco su silencio por lo que cada día mira al cielo y se lo entrega a ese Dios amoroso, Padre de todo lo creado, mientras que él aprovecha cada oportunidad en que le permiten ir a la capilla de Ramo Verde a rogar por su libertad y la de todos los inocentes.

#EsTiempoDeMisericordia #LiberenASantamaría #QueSeHagaJusticia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: