Nicolás Maduro, es tiempo de misericordia.

diciembre 15, 2019
Por Nasbly Kalinina
@Nasbly

“Él cambia los tiempos y las épocas; quita y pone reyes, da sabiduría a los sabios e inteligencia a los inteligentes” Daniel 2: 21

Entre los años 1931 y 1938 Nuestro Señor Jesucristo se le apareció a Sor María Faustina en Polonia y le ordenó que pintara una imagen de Él con la inscripción “Jesús, en ti confío”. Por consejo de su confesor, el Padre Michal Sopocko, escribió su diario titulado “La Divina Misericordia en mi alma.” En el contó las maravillas que el Padre le reveló durante sus apariciones.
Gracias a su manuscrito tuvimos la bendición de conocer el amor y la misericordia de Dios con una perspectiva más profunda: “Cuanto más grande es el pecador, tanto más grande es el derecho que tiene a Mi Misericordia” (Diario, 723).
Esas palabras resuenan en mi mente cada vez que pienso en personas como Nicolás Maduro quienes tienen en sus manos la felicidad y prosperidad de tantos seres que hoy en día se encuentran sufriendo terriblemente. Me pregunto si en su lugar sería igual de no conocer las grandezas del Señor.
Hace un par de meses comencé una campaña en Twitter a las 3 de la tarde con el hashtag #EsTiempoDeMisericordia abogando por los presos políticos y pidiéndole al señor Maduro que los libere. Muchos piensan que soy ingenua o tonta en esperar semejante acción de su parte olvidando que para Dios no hay nada imposible y que el bien siempre triunfa.
Todos nacimos con la capacidad de amar y odiar, de creer o no, la diferencia es que algunos entendemos que nuestra existencia se la debemos a Dios y decidimos abrirle nuestros corazones porque hemos tenido la bendición de conocerlo; mientras otros, como Maduro, no han disfrutado de ese privilegio.
Nuestro mundo está urgido del amor y la misericordia del Padre y me imagino que por eso San Juan Pablo II fue uno de los grandes defensores de la devoción a la Divina Misericordia y proclamó el primer domingo después de la pascua como su día de fiesta.
Posteriormente, el Papa Francisco también se dejó envolver por los rayos de sangre y agua emanados del Santísimo corazón de Jesucristo y estableció el año litúrgico que empezó el 8 de diciembre hasta noviembre del 2016 como el de Jubileo de la Misericordia para darle más difusión a este regalo de salvación recibido a través de Santa Faustina.
En lo personal, nací y fui criada en una familia de raíces católicas y luego de haber escuchado el llamado de Dios estoy convencida que es tiempo de cumplir con nuestro apostolado y dar a conocer el mensaje del Señor para conseguir la conversión, arrepentimiento y salvación de todos.
El evangelio dice que debemos amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos (Mateo 22: 37-39), por eso le hago una invitación al señor Nicolás Maduro Moros a contemplar la imagen de la Divina Misericordia porque al final “el preso agobiado será liberado pronto; no morirá en la mazmorra, ni le faltará su pan” Isaías 51:14.
El señor Maduro está en una cárcel de oro apartado y ciego a las verdades que lo harán plenamente libre por eso ruego para que acepte la boleta de la salvación de su alma enviada directamente por nuestro Padre celestial.

#EsTiempoDeMisericordia #NavidadSinPresosPolíticos #QueSeHagaJusticia


El clamor de mis hermanos indígenas

diciembre 1, 2019

El clamor de mis hermanos indígenas
Por Nasbly Kalinina
@Nasbly

Está amaneciendo y la densa neblina no me permite ver bien el horizonte, disfruto del frío natural a pesar de que no me gusta, me siento en el cielo mientras escucho el sonido del agua desde la imponente cima. El Salto Ángel, conocido como la cascada más alta del mundo, fue el lugar escogido por la reina María Lionza, mi madre indígena, para verme. Estaba nerviosa, tenía mucho tiempo sin saber de ella aun así logré reconocerla, demasiado bella, percibí su ternura y amor, su deseo de protección infinito hacia mí, su hija adoptiva. Al vernos sentí un escalofrío, sabía que su llamado no era para darme buenas noticias, por lo que fui a su encuentro tan pronto pude.

Teníamos tanto que decirnos, pero tan poco tiempo, que en seguida rompió el silencio y me dijo: “mira a tu alrededor la grandeza de la creación del Padre, ¡es extraordinaria! Pero algunos quieren acabarla por ambición como ya han hecho con unos indígenas locales… Ven, quiero presentarte a alguien, a un hermano de la etnia Pemón, quienes fueron los primeros habitantes de estas tierras mucho antes de que llegara Colón. Él es Charly Peñaloza, abatido el 8 de diciembre de 2018 por un comando de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM)”

Le sonreí y lo saludé con la mano con mucha nostalgia, al momento de su muerte apenas tenía 21 años, y cuando nos encontramos se veía muy preocupado y atormentado: “nos están matando, quieren destruirnos por el diamante y el oro que hay en nuestras tierras, mi asesinato apenas fue el comienzo, recuerda la masacre de febrero en Kumarakapay de este año y ahora la del 22 de noviembre en Ikabarú, en la que van 8 víctimas conocidas, pero son más. Fueron 3 horas de disparos en las cuales la guardia no intervino, un menor de edad entre los caídos y un hermano de nuestra etnia. Aún no han presentado un informe oficial ¡Nos quieren destruir por el Arco Minero!” Sentenció con mucha rabia.

Ikabarú es una comunidad mixta en la que conviven los indígenas con quienes no lo son, conocidos como criollos, que se dedican a actividades comerciales y mineras. Para llegar al lugar hay que ir por una carretera en que se encuentran muchas alcabalas por lo que no se explica cómo pudieron llegar personas armadas al pueblo sin ser detenidos por la guardia.

De repente, interrumpió una voz muy bien conocida exponiendo: “El artículo 119 de mi Constitución establece: <>”. Al voltear me pareció increíble encontrarme con él en aquel lugar y bajo aquellas circunstancias, me miró a los ojos y entendí que se hallaba en un profundo e indescriptible tormento por lo que él mismo había iniciado: una guerra entre hermanos por una avaricia insaciable.

A aquel extraño encuentro también llegaron los recién fallecidos en Ikabarú que fueron reconocidos por las personas de la comunidad: el Sargento de la GNB Antonio José Perera Flores de 46 años, el menor de edad Máximo Jeremy Muñoz Solano de tan solo 17 años, Luis Alejandro Fernández Gómez de 28, Richard Antonio Rodríguez Galvis de 30, Leslie Ezequiel Basanta de 33, el indígena pemón Edison Ramón Soto Suárez de 47, Cristian Ruiz Barrios y Cristóbal Ruiz Barrios. Los dos últimos no me dijeron su edad así que preferí no preguntar. Todos tenían en común una gran sed de justicia y me pidieron que ayudara al herido Johnny López de 25 años. “No lo dejes morir;” me dijeron, como si tal cosa estuviera en mis manos, pero luego entendí que a lo que se referían era a que no me callara, que contara lo que estaba pasando con su etnia, que también es mía porque son mis hermanos.

La reina se me acercó, me dio un beso tierno de madre, me recordó que en mi misión no estaba sola porque desde el cielo una gran corte celestial guiaba mis pasos y en la tierra contaba con el apoyo de Alfredo Romero y Olnar Ortiz quienes me ayudarían a superar mis miedos y gritarle al mundo lo que mis pemones están sufriendo, incomunicados y a merced de que los sigan masacrando si no alzamos nuestras voces a tiempo.

#RespetoAlPuebloPemón

#EsTiempoDeMisericordia

#QueSeHagaJusticia


ANTONIO VATHIOTIS: EL SECUESTRADO DE TRES PAÍSES

octubre 6, 2019

Por Nasbly Kalinina

@nasbly

Cuando una persona decide dejar su país para irse a otro es porque su corazón le indica que en aquellas nuevas tierras podrá hacer sus sueños realidad y brindarle a su familia la educación y la estabilidad económica deseada. Por ello, los padres de Antonio se embarcaron desde Grecia para Venezuela cuando él tan solo tenía seis años, llenos de miedo, con muy poco dinero, sin saber hablar español, pero con unas ganas fervientes de trabajar incansablemente para darle a su pequeño una vida digna en aquel paraíso terrenal.

Hace unas décadas atrás Venezuela recibió a millones de personas provenientes del mundo entero y a todos los acogió como a los Vathiotis con mucho respeto y cariño. Así Antonio logró estudiar y convertirse en un gran empresario, dueño de dos compañías aduaneras y de transporte ubicadas en Puerto Cabello, Estado Carabobo. Se casó con el amor de su vida, Mairelys Coromoto Macedo Mijares, una venezolana de nacimiento con quien engendró tres hermosas flores que complementaron su feliz hogar en la ciudad de Valencia.

Antonio se sentía muy agradecido a esas tierras latinas que si bien no lo vieron nacer le dieron tanto a él como a toda su familia la prosperidad soñada. Cuando empezó a ver las terribles injusticias cometidas por el difunto presidente Hugo Chávez Frías contra quienes pensaban diferente o le llevaban la contraria se llenó de mucha indignación pues, sentía que aquel hombre había llegado a hundir a su pequeña Venecia, de allí que comenzó a apoyar las protestas en su contra de forma directa o indirecta.

El doce de marzo de 2014, Ramzor Ernesto Bracho Bravo, un capitán de la Guardia Nacional falleció de un impacto de arma de fuego mientras la sociedad civil era reprimida cruelmente por exigir un cambio de gobierno. La revuelta estuvo tan movida que no se sabe quién mató al capitán, sin embargo, el 3 de junio de 2015 el Cicpc secuestró a Antonio José Garbi y lo acusó de tal asesinato, lo cual es un total disparate porque aquel joven es nieto de uno de los fundadores de la GN y desde muy pequeño lo enseñaron a respetar a los uniformados.

Poco tiempo después el gobierno de Nicolás Maduro, heredero del difunto Chávez, comenzó a perseguir e intimidar a Antonio Vathioti y a su familia acusándolo también de la muerte del capitán Bracho por lo que en un intento de escapar de las amenazas a las que todos estaban expuestos decidieron irse del país. En Colombia lograron obtener una protección bajo la condición de refugiado por ser perseguidos de Maduro, lo cual les dio gran emoción, aunque no así la sensación de sentirse a salvo.

Mairelys pasó varios días sin poder descansar bien, miraba a su amado esposo cuando dormía aferrada a Dios para que no les pasara nada. Ambos trataron de hacerle ver a sus hijas que se trataba de unas vacaciones familiares, por eso se hospedaron en un hotel en Cartagena para que disfrutaran del sol y el mar mientas ellos resolvían los asuntos legales.

El 3 de julio de 2018, sus pesadillas se volvieron realidad, unos agentes del Interpol Colombia llegaron a detenerlo por una Alerta Roja emitida por Grecia por hechos sucedidos en Venezuela. Desde entonces, Antonio se encuentra preso en La Pica, una cárcel de máxima seguridad en Bogotá. Su familia, al igual que él, viven un infierno, sin dinero, en otro país luchando por su libertad; a Venezuela no pueden volver por miedo a ser también detenidas y porque no tienen ni un techo que las acoja dado que todas sus propiedades fueron expropiadas.

El expresidente de Grecia, Alexis Tsipras, amigo de Maduro, le hizo el favor de condenar a un inocente a prisión. Las autoridades colombianas que reconocieron a Juan Guaidó como legítimo presidente se han hecho cómplices a pesar de todas las diligencias que han realizado para abogar por él civiles, políticos y hasta magistrados del Tribunal Supremo en el exilio.

De allí que le pedimos al Presidente Iván Duque un acto de buena voluntad verdadero, que no se quede en los emotivos y lindos discursos emitidos como en la Universidad Internacional de la Florida el pasado 27 de septiembre y que ordene la libertad de un perseguido que además obtuvo su estatus de protección antes de ser detenido.


HEBERT Y JORMAN: DOS LÍDERES DE LA RESISTENCIA EN EL HELICOIDE

julio 14, 2019

Por Nasbly Kalinina

@nasbly

Hace un par de meses, Eliel David Ramírez Bellorín, pidió hacer un video para abogar por su papá Hebert Ramírez y su amigo Jorman Ortiz, quienes desde mayo de 2018 se encuentran recluidos en el Helicoide por convocar a una protesta en contra de las elecciones presidenciales que dieron por ganador a Nicolás Maduro, el niño de tan solo 8 años de edad fue complacido y ese mismo día lo subieron a las redes.

“Abuelita: ya estoy cansado de ver a mi papá por raticos en ese lugar tan feo, él y Jorman deberían de volver a casa porque a la final no han hecho nada malo. En mi escuela la mayoría de los niños dicen que son unos héroes que salieron a las calles para que la gente no siguiera muriendo de hambre y dejara de irse del país. Que los llaman resistencia porque a pesar de las presiones del gobierno siguen firmes en querer un mejor país para todos. Por eso, no entiendo, ¿por qué teniendo tan buenas intenciones los castigan y los mantienen lejos de sus familias?” Se quejó Eliel con lágrimas en los ojos ante Aura, madre de Hebert, quien busca sabiduría en la oración para poder consolar a su nieto y las fuerzas para levantarse cada mañana con la esperanza de volver a ver aquellos jóvenes de nuevo en libertad.

El 23 de mayo Hebert y Jorman fueron detenidos sin orden judicial cuando iban camino a la concentración en la plaza Alfredo Sadel de Las Mercedes en Caracas, los oficiales del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional les negaron sus derechos y durante tres días estuvieron desaparecidos hasta que fueron presentados ante el Tribunal 30 de control. Desde entonces se encuentran en el SEBIN-HELICOIDE y la audiencia preliminar ha sido diferida diez veces.

Mientras se encontraron desaparecidos fueron golpeados terriblemente, les pusieron corriente en la boca y en las partes intimas para persuadirlos de hacer un video en el que acusaban a los líderes de la oposición de estarlos financiando para cometer actos terroristas. A Herbert le partieron tres costillas y le quitaron las llaves de la casa de su mamá a donde fueron a llevarse todo lo que pudieron.

Desde entonces tanto estos jóvenes como sus familias han vivido una pesadilla en la que incluso la inocencia infantil de Eliel se ha visto corrompida al tener que ir a visitar a su padre en un lugar tan oscuro, frío y desolador como es el HELICOIDE. “Esa cárcel me da mucho miedo, abuelita, siento que allí pasan muchas cosas malas, que las personas no comen ni duermen bien e incluso hasta… lloran, lloran por el dolor que les causan porque es como un centro de castigo para quienes hacen el bien y sus prisioneros son diablos que se emocionan ante el sufrimiento a su alrededor. Una vez soñé con ellos, les vi la cola mientras brincaban riendo de placer. ¡Por eso tenemos que sacar a papá, a Jorman y a todos de allí aunque sea por una ventana!” Insistió el niño al entender la magnitud de la crueldad a la que estaban expuestos.

“Si los buenos somos más, no es justo que los malos sigan ganando, es hora de unirnos, propagar nuestra luz y salvar a las víctimas del SEBIN. ¡Los héroes no nacen, se hacen, y con la ayuda de Cristo Nuestro SEÑOR podremos ganar!” Sentenció Eliel ante la maravilla de Aura y el resto de las personas que lo rodearon en el parque para escucharlo.

#QueSeHagaJusticia #LiberenAHerbert #LiberenAJorman #LiberenATodosLosPresosPolíticos


MELVIN FARIAS: UN APÓSTOL SECUESTRADO EN BOLEÍTA

mayo 26, 2019

IMG-20190523-WA0116

Por Nasbly Kalinina
@nasbly

“En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén” La misa empezó puntual como todos los domingos a las 6:00 p.m. Los feligreses siguen el ritual al pie de la letra con la salvedad de que no hay consagración del pan al Cuerpo de Cristo y por ende nadie comulga porque quien la dirige es Melvin Farias, un joven católico que al ser encarcelado injustamente decidió propagar la palabra de Dios entre sus compañeros para refugiarse en la fe y soportar las torturas en aquel terrible encierro.

“No entiendo hermanito, ¿cómo es eso que das la misa si no eres sacerdote?” Le preguntó, Yarimel, cuando fue a visitarlo junto con su mamá.

“En realidad no es misa sino la representación de ella, seguimos los pasos que están en la biblia que me encontré en una de las celdas. Leemos la palabra de Dios y durante la homilía se las explico a los asistentes. Te sorprenderías al escuchar las historias de cada uno de ellos, personas que cayeron en el tráfico de drogas por mantener a su familia o que mataron porque nadie les enseñó que era un pecado. Cuando les cuanto que Jesucristo dio su vida por salvarnos a cada uno de nosotros algunos hasta lloran de incredulidad. No entienden tal locura de amor, piden perdón por sus culpas y sueñan con el paraíso prometido. Es muy hermoso y gratificante”

“Hijo, hablas como si te gustara estar aquí. ¿Acaso no sabes lo mucho que tu hermana y yo estamos sufriendo tu ausencia?” Preguntó la Sra. Ana con total preocupación al pensar que su hijo estaba enloqueciendo.

“¿Gustarme?, ¡Imposible! No hay nada como estar libre y con ustedes, el resto de mis familiares y amigos. Es simplemente que aquí o uno se aferra a la verdadera esperanza que solo la da nuestro Creador o se muere de depresión. Nuestra madre celestial también nos consuela muchísimo por medio del rosario que le rezamos todos los días. Incluso, he tenido sueños con Jesús y María que me han llenado de mucha paz”. Les aseguró Melvin, un joven que a sus 21 años de edad parecía un anciano con tanta sabiduría, templanza y una fe inquebrantable.

En un poco más de un año recluido en la Dirección General de Contrainteligencia Militar ubicado en Boleíta, Estado Miranda, Melvin está convencido que tanto él como su tío, Junior Gerardo Rojas, saldrán muy pronto de allí porque son inocentes y el haberse defendido de los ataques físicos de unos escoltas y de las groserías del hijo de un magistrado no es un delito.

Los ángeles lo acompañan y oran por él tanto en el cielo como en el tierra porque Melvin es cofundador de la Fundación Farias con la que alimentan a niños de bajos recursos de Los Valles del Tuy gracias al dinero que genera en sus locales donde vende las piezas de orfebrería creadas por él mismo. Aquellos pequeños lo necesitan, Venezuela lo necesita. Así que vamos, unámonos todos y aboguemos por su libertad. Alcemos nuestras voces con una pancarta, un Tweet, un video o foto en Instagram.

#QueSeHagaJusticia #LiberenAFarias #LiberenATodosLosPresosPolíticos


TORTURAS A LOS PRESOS POLÍTICOS

febrero 24, 2019

Por Nasbly Kalinina
“No te dejes vencer por el mal antes bien, vence al mal con el bien” Juan Pablo II

Amanece un nuevo día y muchos de los presos políticos en Venezuela no lo sabrán hasta que llegue el guardia de turno a llamarlos por un número o tirarles el desayuno en el piso para que no se terminen de morir de hambre. Otros ya no saben cuánto tiempo llevan en aquel infierno en que siendo inocentes son expuestos a vivir con delincuentes de todo tipo como asesinos, violadores, estafadores, traficantes de droga…
Los relatos cada día son más aterradores, el corazón me brinca de espanto ante cada testimonio de torturas físicas y psicológicas a las que las víctimas son expuestas simplemente por desear vivir en una mejor Venezuela, salir a las calles a protestar o manifestar su descontento con las políticas impuestas por Nicolás Maduro y sus compañeros. A continuación resumo algunas de las historias que más me han perturbado:
La jueza María Lourdes Afiuni fue violada múltiples veces y al quedar embarazada la hicieron abortar a fuerzas de patadas.
Araminta González al enloquecerse ante tanto dolor causado en la cárcel fue enviada a un hospital psiquiátrico antes de que le dieran el “beneficio de casa por cárcel”. Cuando la entrevisté, ya recuperada con su familia en España, tuve que parar varias veces para no llorar ante los detalles de su cautiverio.
El General Raúl Baduel y el Capitán Juan Caguaripano así como tantos otros, se encuentran aislados en la Tumba, una cárcel con cinco pisos bajo tierra, temperaturas bajo cero y en donde todo es completamente blanco. Lorent Saleh, comentó en una oportunidad que allí la única forma de saber que se está vivo es haciéndose daño a sí mismo, sentir dolor o hasta ver el color de la propia sangre.
Antes de ser llevado a la Tumba al Capitán Caguaripano le hicieron fuertes descargas eléctricas y lo golpearon tanto que se le desprendieron ambos testículos.
Luis Alejandro Mogollón Velázquez, a pesar de que presenta un estado de salud muy delicado por haberse caído del carro en que lo detuvieron (no tiene los huesos craneales laterales, convulsiona, le dan vértigos, sufre de hipertensión arterial, presión en el cerebro, le dan dolores muy fuertes en la cervical, periodo de letargo, alopecia y tiene manchas en la cara) nunca le han realizado exámenes médicos y se le niega el traslado para el hospital para ser atendido debidamente.
Los doctores Alberto Marulanda y William Aguado quienes luego de haber pasado años salvando vidas hoy en día se encuentran en las oscuras celdas de Ramo Verde muriendo por enfermedades y dolores causados por los golpes recibidos y la insalubridad en aquel lugar en el que se les niegan hasta los medicamentos.
En fin, con el listado podría escribir un libro porque para la fecha hay casi mil personas presas siendo inocentes, sin importar si son ancianas, enfermas, discapacitadas, niños o niñas. Casi todos han sido objeto de tratos crueles e inhumanos, imputados con delitos no cometidos, amenazados con causarles daños físicos tanto a ellos como a sus familiares además de mantenerlos encerrados en lugares donde se les niega la comida, el baño y hasta una cama pues muchos han denunciado que les ha tocado dormir de pie en un hacinamiento.
El número de detenciones y represiones cada vez es mayor aunque varía cada semana por darse lo que llama el Dr. Romero “efecto de la puerta giratoria” en la que unos salen y otros entran. Por eso, hoy más que nunca debemos unirnos por aquellos quienes desde la oscuridad y frialdad de una celda nos piden ayuda para abogar hasta que logren la tan apreciada libertad porque su sufrimiento también lo viven sus familiares y cada una de las personas que vemos en ellos a un hermano o hermana más.
#QueSeHagaJusticia #LiberenATodosLosPresosPolíticos
Sígueme en las redes: @nasbly


ANTONIO JOSÉ GARBI GONZÁLEZ: EL INOCENTE DEL TOCUYITO

enero 27, 2019

Capture+_2019-01-20-14-26-12-1 (1).png
Por Nasbly Kalinina
“No te dejes vencer por el mal antes bien, vence al mal con el bien” Juan Pablo II

El 3 de enero Antonio José cumplió 28 años, la señora Carmen logró visitarlo el domingo siguiente, le llevó una torta y varios regalos que el joven agradeció infinitamente con un largo abrazo: “Gracias mamá, aunque no se hubiera molestado, sabe que para mí la mejor bendición es verla.” Al lado de su madre se sentía como un niño feliz y protegido.
Mientras siente el cuerpo de su hijo, Carmen lamenta que estuviera perdiendo los mejores años de su vida encerrado por seguir el ejemplo de sus antepasados al revelarse en contra de un régimen opresor. Sin duda, los Garbi pertenecen a una línea de patriotas, luchadores e intelectuales de nuestra nación. Su tatarabuelo, el General Giuseppe Garbi Milliani, murió acribillado por defender el gobierno de Andrade contra los soldados de Cipriano Castro; su bisabuelo, Don José Amadeo Garbi Galli, es el autor del himno del estado Apure; su abuelo, el Capitán José Amadeo Garbi Sánchez estuvo preso por levantarse en contra de Juan Vicente Gómez y su papá Antonio José Garbi Fernández está secuestrado desde el 2007.
Al intuir los pensamientos de Carmen, Antonio José la consoló recordándole que la justicia de Dios pronto llegará y que estarán juntos en libertad nuevamente. “Ya verá que las cosas van a cambiar, pero hay que tener paciencia y dar lo mejor de nosotros en cualquier parte en que nos encontremos. Mire, aquí estoy enseñando a leer y a escribir a muchos muchachos que no tuvieron la bendición de unos padres como ustedes. Ya varios aprendieron el abecedario y muchos otros leen sin ayuda. Así que levante el ánimo mi vieja amada porque usted es mi motor para aguantar este encierro”.
En prisión Antonio José logró crecer espiritualmente entregándose a la oración continua y aceptando los designios de Dios. El recuerdo de sus ancestros también lo animaban, sobre todo la de su papá a quien espera volver a ver con vida: “Tengo que salir de aquí y rescatarte”, se repite una y mil veces.
A Antonio José lo acusaron injustamente y sin pruebas de haber matado a un oficial de la Guardia Nacional, lo sacaron de su casa cuando estaba de reposo por un accidente laboral, lo privaron de libertad y lo expusieron tanto a él como a su madre al peor viacrucis de sus vidas mientras aún lloraban el secuestro de Antonio José Garbi Fernández. Por todo ello exigimos su libertad.

#QueSeHagaJusticia #LiberenAGarbi #LiberenATodosLosPresosPolíticos
Sígueme en las redes: @nasbly


PIMENTEL: UNA ESTRELLA EN EL CIELO

enero 6, 2019

pimentel-y-esposa

Por Nasbly Kalinina
“No te dejes vencer por el mal antes bien, vence al mal con el bien” Juan Pablo II
José Alejandro Díaz Pimentel fue uno de los héroes asesinados junto a Oscar Pérez el pasado 15 de enero de 2018, unos amigos me pidieron honrar su memoria con un artículo y al conocer su historia se me oprime el corazón tanto por él como por toda su familia. Cierro los ojos, pido a Dios por su alma, pienso en sus hijos Jeandribet, José y Santiago y ruego para que al igual que su padre sean personas de bien hasta el último momento de sus vidas.
Pimentel, como le decían, nació en Caracas en el seno de una familia del ¨23 de Enero¨ y a pesar de que no conoció a su padre porque murió antes de que naciera creció con mucho amor de su mamá, sus abuelos y tíos, quienes hicieron de él un hombre de hogar, responsable, caballeroso y muy trabajador, es decir, el perfecto príncipe azul para cualquier joven soltera.
Sin duda, un hombre con aquellas características y además apuesto porque cuidaba su alimentación y hacía mucho ejercicio, no podía pasar desapercibido entre las chicas quienes desde temprana edad buscaban llamar su atención. Romántico y enamorado se casó por primera vez a los 19 años y tuvo a sus dos hijos mayores Jeandribet y José. Desafortunadamente, el amor no resistió el ritmo de su trabajo en el DISIP, hoy SEBIN, por lo que prefirieron divorciarse y quedar como buenos amigos por el bienestar de los niños quienes eran el motor de su vida.
Con el tiempo conoció a Dayana Santana, una hermosa joven abogada a quien conquistó con sus continuas invitaciones a comer, al cine, a la montaña y a la playa, sin omitir las tradicionales rosas; pues a pesar de su aspecto fuerte y serio, era en realidad muy tierno, detallista y amoroso por lo que en muy poco tiempo ambos andaban en una nube soñando uno con el otro hasta que inevitablemente llegó el matrimonio y posteriormente su mayor bendición: el pequeño Santiago quien estableció a la pareja en un pedestal de felicidad.
Felicidad que fue interrumpida con un mensaje en el que él le decía lo mucho que la amaba, que recordara enviarle las cosas a su familia porque saldría de comisión con el grupo de su trabajo y no sabía cuándo regresaría, lo cual la hizo llorar porque lo sintió como una despedida.
Días después de aquel mensaje, Dayana fue detenida por el SEBIN y mantenida presa en el Helicoide por aproximadamente 7 meses al ser relacionada directamente con Oscar Pérez. Salió en libertad el 9 de febrero de 2018, tres semanas después del asesinato del junquito. Al llegar a su apartamento descubrió que todo había sido destrozado al igual que sus sueños al lado del amor de su vida.
En su inocencia el pequeño Santiago pregunta si su padre es una estrella y ella mirando al cielo, con lágrimas en los ojos, le contesta que sí porque en ellas es que se transforman los héroes y desde lo lejos nos cuidan e iluminan el camino.
#QueSeHagaJusticia
Sígueme en las redes: @nasbly


ARAMINTA: LA SOBREVIVIENTE DEL RÉGIMEN DE MADURO

septiembre 24, 2018

Por Nasbly Kalinina

IMG-20180921-WA0013

Hace un par de años recibí una historia aterradora por WhatsApp sobre una muchacha que se había ganado la lotería del régimen al ser, entre sus tantos desertores, capturada, enviada a la cárcel y posteriormente a un psiquiátrico. El autor de aquello, José Domingo Blanco, decía que si Andrés Eloy Blanco estuviera vivo le hubiera dedicado un poema lo cual no me queda la menor duda.
Nunca me imaginé que con el tiempo tendría el gusto de conocer a la protagonista de aquel relato que se hizo viral entre venezolanos dentro y fuera del país. Traté de tener guantes de seda a la hora de hablarle pues sabía que era un milagro que hubiera superado aquella pesadilla. Para mi tan poco era fácil tratar con alguien que de alguna manera me hacía revivir mis recuerdos más horribles. Sin embargo, me llené de fortaleza para escribir sobre ella.
De nuestras conversaciones aprendí que Araminta González es una joven caraqueña quien había perdido a sus padres a muy temprana edad, logró superarse con la ayuda de sus dos hermanas, ir a la universidad y destacarse en la química trabajando para importantes firmas de laboratorios farmacéuticos. Vivía cómodamente y disfrutaba de una relación amorosa con quien había sido su mejor amigo por muchos años, a pesar de ello, sabía que su realidad era opuesta a la de millones de venezolanos condenados a la miseria por un régimen opresor liderado por un tirano que dormía como un bebé.
Le gustaba subir al Ávila y un día en el año 2014 mientras disfrutaba de la imponente vista en la cima, respiró hondo, cerró los ojos y en su mente pudo escuchar los gritos de sus compatriotas desesperados porque no les alcanzaba el salario para comer, madres que se peleaban por un pote de leche luego de pasar días haciendo colas para comprarla a precio regulado, jóvenes asesinados por la delincuencia en un mar de impunidad. “Venezuela, mi Venezuela: ¿En qué momento el demonio se apoderó de ti?, ¿Acaso no hay nadie que pueda protegerte?” Se cuestionó a sí misma mientras las lágrimas mojaban sus mejillas y las siguientes preguntas venían de la nada: “¿Seré lo suficientemente valiente?, ¿Cómo pedirle a otros lo que yo misma no soy capaz de hacer?” La decisión ya estaba tomada. Araminta se uniría formalmente a la resistencia sin importar lo que le pasara. “El miedo no podrá detenerme, soy un instrumento de Dios y con su ayuda atravesaré cualquier desierto lleno de serpientes. Su amor será mi guía y la libertad de mi país mi razón para sobrevivir.” Sentenció sin tener idea de lo que le esperaba.
En julio de ese mismo año fue detenida y llevada al Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF) donde la golpearon y la torturaron tanto que la hicieron delatar a dos de sus compañeros Vasco Da Costa y José Luis Santamría. La culpa de la desgracia de sus amigos no la dejaba en paz. Día y noche lloraba por ellos. No tenía fuerzas para seguir viviendo con aquel remordimiento y menos en un hacinamiento en donde el agua potable era inexistente, los malos olores penetraban los pulmones hasta no sentirlos, las ratas paseaban como mascotas y el rígido adoctrinamiento comunista en el que se le obligaba a los presos políticos, a fuerzas de malos tratos, a gritar que amaban al difunto presidente hacedor de todo aquella podredumbre infernal.
Dos veces, su mente fracturada ante aquella infinita agonía, buscó en el suicidio la salida por lo que fue internada en un hospital psiquiátrico en el que convivió con enfermos mentales no medicados a quienes vio como un grupo de niños indefensos en comparación con los crueles guardines que la acompañaban sin tregua por haber sido señalada por el régimen como una terrorista. Así los días se transformaron en semanas y los meses en años hasta que un día como un milagro de Dios la enviaron a su casa para que terminara de curarse y pagara su condena.
Sus hermanas desde España nunca dejaron de velar por ella. Apenas supieron que había salido de aquel lugar se las ingeniaron para ayudarla a escapar y cuidarla en la madre patria. Desde allá sigue en terapias, tomando antidepresivos, denunciando al mundo entero su tragedia al tiempo que aboga por el resto de los presos políticos.
Para mí se ha convertido en una heroína al luchar no solo por nuestro país si no por haber dejado atrás aquellos demonios que la incitaron al suicidio. Una inspiración que merece un libro en el que se cuente su historia con detalle, una condecoración por su gran valentía y sobre todo el poder volver a una Venezuela libre con la satisfacción de que ella fue parte de esa valiosa conquista.
#QueSeHagaJusticia #LiberenATODOSlosPresosPolíticos
@nasbly


NO QUIERO MORIR SOLA

agosto 12, 2018

Por Nasbly Kalinina
300515_2448859777761_1669996987_n
El 27 de Julio murió mi abuelo Ciro Barrera y con él van tres familiares de parte de padre que pierdo desde la distancia y sin poder despedir. Hace un par de días me enteré que Carolina, mi abuela sentimental, quien el 6 de agosto cumplió 98 años, está en cama esperando que Dios la llame.
Al recordar a mi abuelo viene a mi mente aquel viejo que vivió en mi casa cuando era una niña y por quien todas las tardes salía corriendo para recibirlo. Se me hace un nudo en la garganta ante aquellas escenas tan remotas que evocan un periodo de felicidad familiar. Con su muerte perdí al único abuelo sanguíneo que me quedaba.
Cuando pienso en Carolina las lágrimas afloran sin darme tiempo de detenerlas porque aquella viejita vino a llenar el gran vacío que dejaron mis abuelas al morir cuando yo estaba muy pequeña. Fue ella quien me enseñó a tomar té antes de irme a Inglaterra, disfruté las navidades, me tomé las fotos al graduarme de abogada y lingüista y a quien le dedique mis primeros versos de principiante:
Su nombre es Carolina,
su apellido Soto
Y juntos dibujan
el más bello rostro.

Al pensar en la muerte me lleno de espanto al saberme sola en un país lejano al igual que millones de compatriotas que hoy están esparcidos por el mundo entero por un mal gobierno que nos condenó al exilio al perseguirnos, negarnos la comida, las medicinas y un porvenir mejor en nuestro hogar.

Busco en las redes sociales y me encuentro con casos de venezolanos asesinados, muertos en situaciones atroces o incluso de forma natural pero al no tener quien reclame sus cuerpos se hacen campañas preguntando por algún familiar.

Recuerdo aquellas madres quienes perdieron a sus hijos en el asfalto luchando por la libertad que nunca conocieron, mientras la mirada angelical de Neomar Lander se contrapone contra la de aquel que nos dejó sumidos en la catástrofe más grande de nuestra historia.

Pienso en los viejitos de los que me habla mi mamá quienes han muerto por depresión ante la ausencia de los seres queridos que se han ido tratando de sobrevivir en libertad.

Miro a mi alrededor y al encontrarme sola me dan ganas de llorar porque no quiero correr con la misma suerte de morir lejos de casa como tantos compatriotas quienes como yo se han visto obligados a dejar de lado sus amores. Me niego a creer que esta pesadilla continúe por mucho más tiempo y prefiero confiar en los magistrados del TSJ en el exilio, en esa diáspora que lucha por volver, en ONGs como el Foro Penal y en esos jóvenes que a pesar de las circunstancias se mantienen firme en nuestro país.

Poco a poco he ido presentando a cada una de esas personas más allá de lo que simbolizan a través de sus instituciones para que sigamos su ejemplo sin perder la fe porque indistintamente de nuestra propia realidad todos tenemos la misma madre que nos vio nacer y que nos recuerda lo mucho que nos necesita.

A pesar de nuestras diferencias, de las ganas de sobresalir de algunos y la arrogancia de otros, lo único seguro que existe es que algún día dejaremos este mundo y dependerá de cada quien el nivel de fraternidad, solidaridad y patriotismo que heredarán las nuevas generaciones. No quiero morir sola, pero si es mi destino entonces que Dios se apiade de mi alma y muestre su misericordia con Venezuela para que renazca mucho más hermosa.
@nasbly