TORTURAS A LOS PRESOS POLÍTICOS

febrero 24, 2019

Por Nasbly Kalinina
“No te dejes vencer por el mal antes bien, vence al mal con el bien” Juan Pablo II

Amanece un nuevo día y muchos de los presos políticos en Venezuela no lo sabrán hasta que llegue el guardia de turno a llamarlos por un número o tirarles el desayuno en el piso para que no se terminen de morir de hambre. Otros ya no saben cuánto tiempo llevan en aquel infierno en que siendo inocentes son expuestos a vivir con delincuentes de todo tipo como asesinos, violadores, estafadores, traficantes de droga…
Los relatos cada día son más aterradores, el corazón me brinca de espanto ante cada testimonio de torturas físicas y psicológicas a las que las víctimas son expuestas simplemente por desear vivir en una mejor Venezuela, salir a las calles a protestar o manifestar su descontento con las políticas impuestas por Nicolás Maduro y sus compañeros. A continuación resumo algunas de las historias que más me han perturbado:
La jueza María Lourdes Afiuni fue violada múltiples veces y al quedar embarazada la hicieron abortar a fuerzas de patadas.
Araminta González al enloquecerse ante tanto dolor causado en la cárcel fue enviada a un hospital psiquiátrico antes de que le dieran el “beneficio de casa por cárcel”. Cuando la entrevisté, ya recuperada con su familia en España, tuve que parar varias veces para no llorar ante los detalles de su cautiverio.
El General Raúl Baduel y el Capitán Juan Caguaripano así como tantos otros, se encuentran aislados en la Tumba, una cárcel con cinco pisos bajo tierra, temperaturas bajo cero y en donde todo es completamente blanco. Lorent Saleh, comentó en una oportunidad que allí la única forma de saber que se está vivo es haciéndose daño a sí mismo, sentir dolor o hasta ver el color de la propia sangre.
Antes de ser llevado a la Tumba al Capitán Caguaripano le hicieron fuertes descargas eléctricas y lo golpearon tanto que se le desprendieron ambos testículos.
Luis Alejandro Mogollón Velázquez, a pesar de que presenta un estado de salud muy delicado por haberse caído del carro en que lo detuvieron (no tiene los huesos craneales laterales, convulsiona, le dan vértigos, sufre de hipertensión arterial, presión en el cerebro, le dan dolores muy fuertes en la cervical, periodo de letargo, alopecia y tiene manchas en la cara) nunca le han realizado exámenes médicos y se le niega el traslado para el hospital para ser atendido debidamente.
Los doctores Alberto Marulanda y William Aguado quienes luego de haber pasado años salvando vidas hoy en día se encuentran en las oscuras celdas de Ramo Verde muriendo por enfermedades y dolores causados por los golpes recibidos y la insalubridad en aquel lugar en el que se les niegan hasta los medicamentos.
En fin, con el listado podría escribir un libro porque para la fecha hay casi mil personas presas siendo inocentes, sin importar si son ancianas, enfermas, discapacitadas, niños o niñas. Casi todos han sido objeto de tratos crueles e inhumanos, imputados con delitos no cometidos, amenazados con causarles daños físicos tanto a ellos como a sus familiares además de mantenerlos encerrados en lugares donde se les niega la comida, el baño y hasta una cama pues muchos han denunciado que les ha tocado dormir de pie en un hacinamiento.
El número de detenciones y represiones cada vez es mayor aunque varía cada semana por darse lo que llama el Dr. Romero “efecto de la puerta giratoria” en la que unos salen y otros entran. Por eso, hoy más que nunca debemos unirnos por aquellos quienes desde la oscuridad y frialdad de una celda nos piden ayuda para abogar hasta que logren la tan apreciada libertad porque su sufrimiento también lo viven sus familiares y cada una de las personas que vemos en ellos a un hermano o hermana más.
#QueSeHagaJusticia #LiberenATodosLosPresosPolíticos
Sígueme en las redes: @nasbly

Anuncios

ANTONIO JOSÉ GARBI GONZÁLEZ: EL INOCENTE DEL TOCUYITO

enero 27, 2019

Capture+_2019-01-20-14-26-12-1 (1).png
Por Nasbly Kalinina
“No te dejes vencer por el mal antes bien, vence al mal con el bien” Juan Pablo II

El 3 de enero Antonio José cumplió 28 años, la señora Carmen logró visitarlo el domingo siguiente, le llevó una torta y varios regalos que el joven agradeció infinitamente con un largo abrazo: “Gracias mamá, aunque no se hubiera molestado, sabe que para mí la mejor bendición es verla.” Al lado de su madre se sentía como un niño feliz y protegido.
Mientras siente el cuerpo de su hijo, Carmen lamenta que estuviera perdiendo los mejores años de su vida encerrado por seguir el ejemplo de sus antepasados al revelarse en contra de un régimen opresor. Sin duda, los Garbi pertenecen a una línea de patriotas, luchadores e intelectuales de nuestra nación. Su tatarabuelo, el General Giuseppe Garbi Milliani, murió acribillado por defender el gobierno de Andrade contra los soldados de Cipriano Castro; su bisabuelo, Don José Amadeo Garbi Galli, es el autor del himno del estado Apure; su abuelo, el Capitán José Amadeo Garbi Sánchez estuvo preso por levantarse en contra de Juan Vicente Gómez y su papá Antonio José Garbi Fernández está secuestrado desde el 2007.
Al intuir los pensamientos de Carmen, Antonio José la consoló recordándole que la justicia de Dios pronto llegará y que estarán juntos en libertad nuevamente. “Ya verá que las cosas van a cambiar, pero hay que tener paciencia y dar lo mejor de nosotros en cualquier parte en que nos encontremos. Mire, aquí estoy enseñando a leer y a escribir a muchos muchachos que no tuvieron la bendición de unos padres como ustedes. Ya varios aprendieron el abecedario y muchos otros leen sin ayuda. Así que levante el ánimo mi vieja amada porque usted es mi motor para aguantar este encierro”.
En prisión Antonio José logró crecer espiritualmente entregándose a la oración continua y aceptando los designios de Dios. El recuerdo de sus ancestros también lo animaban, sobre todo la de su papá a quien espera volver a ver con vida: “Tengo que salir de aquí y rescatarte”, se repite una y mil veces.
A Antonio José lo acusaron injustamente y sin pruebas de haber matado a un oficial de la Guardia Nacional, lo sacaron de su casa cuando estaba de reposo por un accidente laboral, lo privaron de libertad y lo expusieron tanto a él como a su madre al peor viacrucis de sus vidas mientras aún lloraban el secuestro de Antonio José Garbi Fernández. Por todo ello exigimos su libertad.

#QueSeHagaJusticia #LiberenAGarbi #LiberenATodosLosPresosPolíticos
Sígueme en las redes: @nasbly


PIMENTEL: UNA ESTRELLA EN EL CIELO

enero 6, 2019

pimentel-y-esposa

Por Nasbly Kalinina
“No te dejes vencer por el mal antes bien, vence al mal con el bien” Juan Pablo II
José Alejandro Díaz Pimentel fue uno de los héroes asesinados junto a Oscar Pérez el pasado 15 de enero de 2018, unos amigos me pidieron honrar su memoria con un artículo y al conocer su historia se me oprime el corazón tanto por él como por toda su familia. Cierro los ojos, pido a Dios por su alma, pienso en sus hijos Jeandribet, José y Santiago y ruego para que al igual que su padre sean personas de bien hasta el último momento de sus vidas.
Pimentel, como le decían, nació en Caracas en el seno de una familia del ¨23 de Enero¨ y a pesar de que no conoció a su padre porque murió antes de que naciera creció con mucho amor de su mamá, sus abuelos y tíos, quienes hicieron de él un hombre de hogar, responsable, caballeroso y muy trabajador, es decir, el perfecto príncipe azul para cualquier joven soltera.
Sin duda, un hombre con aquellas características y además apuesto porque cuidaba su alimentación y hacía mucho ejercicio, no podía pasar desapercibido entre las chicas quienes desde temprana edad buscaban llamar su atención. Romántico y enamorado se casó por primera vez a los 19 años y tuvo a sus dos hijos mayores Jeandribet y José. Desafortunadamente, el amor no resistió el ritmo de su trabajo en el DISIP, hoy SEBIN, por lo que prefirieron divorciarse y quedar como buenos amigos por el bienestar de los niños quienes eran el motor de su vida.
Con el tiempo conoció a Dayana Santana, una hermosa joven abogada a quien conquistó con sus continuas invitaciones a comer, al cine, a la montaña y a la playa, sin omitir las tradicionales rosas; pues a pesar de su aspecto fuerte y serio, era en realidad muy tierno, detallista y amoroso por lo que en muy poco tiempo ambos andaban en una nube soñando uno con el otro hasta que inevitablemente llegó el matrimonio y posteriormente su mayor bendición: el pequeño Santiago quien estableció a la pareja en un pedestal de felicidad.
Felicidad que fue interrumpida con un mensaje en el que él le decía lo mucho que la amaba, que recordara enviarle las cosas a su familia porque saldría de comisión con el grupo de su trabajo y no sabía cuándo regresaría, lo cual la hizo llorar porque lo sintió como una despedida.
Días después de aquel mensaje, Dayana fue detenida por el SEBIN y mantenida presa en el Helicoide por aproximadamente 7 meses al ser relacionada directamente con Oscar Pérez. Salió en libertad el 9 de febrero de 2018, tres semanas después del asesinato del junquito. Al llegar a su apartamento descubrió que todo había sido destrozado al igual que sus sueños al lado del amor de su vida.
En su inocencia el pequeño Santiago pregunta si su padre es una estrella y ella mirando al cielo, con lágrimas en los ojos, le contesta que sí porque en ellas es que se transforman los héroes y desde lo lejos nos cuidan e iluminan el camino.
#QueSeHagaJusticia
Sígueme en las redes: @nasbly


ARAMINTA: LA SOBREVIVIENTE DEL RÉGIMEN DE MADURO

septiembre 24, 2018

Por Nasbly Kalinina

IMG-20180921-WA0013

Hace un par de años recibí una historia aterradora por WhatsApp sobre una muchacha que se había ganado la lotería del régimen al ser, entre sus tantos desertores, capturada, enviada a la cárcel y posteriormente a un psiquiátrico. El autor de aquello, José Domingo Blanco, decía que si Andrés Eloy Blanco estuviera vivo le hubiera dedicado un poema lo cual no me queda la menor duda.
Nunca me imaginé que con el tiempo tendría el gusto de conocer a la protagonista de aquel relato que se hizo viral entre venezolanos dentro y fuera del país. Traté de tener guantes de seda a la hora de hablarle pues sabía que era un milagro que hubiera superado aquella pesadilla. Para mi tan poco era fácil tratar con alguien que de alguna manera me hacía revivir mis recuerdos más horribles. Sin embargo, me llené de fortaleza para escribir sobre ella.
De nuestras conversaciones aprendí que Araminta González es una joven caraqueña quien había perdido a sus padres a muy temprana edad, logró superarse con la ayuda de sus dos hermanas, ir a la universidad y destacarse en la química trabajando para importantes firmas de laboratorios farmacéuticos. Vivía cómodamente y disfrutaba de una relación amorosa con quien había sido su mejor amigo por muchos años, a pesar de ello, sabía que su realidad era opuesta a la de millones de venezolanos condenados a la miseria por un régimen opresor liderado por un tirano que dormía como un bebé.
Le gustaba subir al Ávila y un día en el año 2014 mientras disfrutaba de la imponente vista en la cima, respiró hondo, cerró los ojos y en su mente pudo escuchar los gritos de sus compatriotas desesperados porque no les alcanzaba el salario para comer, madres que se peleaban por un pote de leche luego de pasar días haciendo colas para comprarla a precio regulado, jóvenes asesinados por la delincuencia en un mar de impunidad. “Venezuela, mi Venezuela: ¿En qué momento el demonio se apoderó de ti?, ¿Acaso no hay nadie que pueda protegerte?” Se cuestionó a sí misma mientras las lágrimas mojaban sus mejillas y las siguientes preguntas venían de la nada: “¿Seré lo suficientemente valiente?, ¿Cómo pedirle a otros lo que yo misma no soy capaz de hacer?” La decisión ya estaba tomada. Araminta se uniría formalmente a la resistencia sin importar lo que le pasara. “El miedo no podrá detenerme, soy un instrumento de Dios y con su ayuda atravesaré cualquier desierto lleno de serpientes. Su amor será mi guía y la libertad de mi país mi razón para sobrevivir.” Sentenció sin tener idea de lo que le esperaba.
En julio de ese mismo año fue detenida y llevada al Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF) donde la golpearon y la torturaron tanto que la hicieron delatar a dos de sus compañeros Vasco Da Costa y José Luis Santamría. La culpa de la desgracia de sus amigos no la dejaba en paz. Día y noche lloraba por ellos. No tenía fuerzas para seguir viviendo con aquel remordimiento y menos en un hacinamiento en donde el agua potable era inexistente, los malos olores penetraban los pulmones hasta no sentirlos, las ratas paseaban como mascotas y el rígido adoctrinamiento comunista en el que se le obligaba a los presos políticos, a fuerzas de malos tratos, a gritar que amaban al difunto presidente hacedor de todo aquella podredumbre infernal.
Dos veces, su mente fracturada ante aquella infinita agonía, buscó en el suicidio la salida por lo que fue internada en un hospital psiquiátrico en el que convivió con enfermos mentales no medicados a quienes vio como un grupo de niños indefensos en comparación con los crueles guardines que la acompañaban sin tregua por haber sido señalada por el régimen como una terrorista. Así los días se transformaron en semanas y los meses en años hasta que un día como un milagro de Dios la enviaron a su casa para que terminara de curarse y pagara su condena.
Sus hermanas desde España nunca dejaron de velar por ella. Apenas supieron que había salido de aquel lugar se las ingeniaron para ayudarla a escapar y cuidarla en la madre patria. Desde allá sigue en terapias, tomando antidepresivos, denunciando al mundo entero su tragedia al tiempo que aboga por el resto de los presos políticos.
Para mí se ha convertido en una heroína al luchar no solo por nuestro país si no por haber dejado atrás aquellos demonios que la incitaron al suicidio. Una inspiración que merece un libro en el que se cuente su historia con detalle, una condecoración por su gran valentía y sobre todo el poder volver a una Venezuela libre con la satisfacción de que ella fue parte de esa valiosa conquista.
#QueSeHagaJusticia #LiberenATODOSlosPresosPolíticos
@nasbly


NO QUIERO MORIR SOLA

agosto 12, 2018

Por Nasbly Kalinina
300515_2448859777761_1669996987_n
El 27 de Julio murió mi abuelo Ciro Barrera y con él van tres familiares de parte de padre que pierdo desde la distancia y sin poder despedir. Hace un par de días me enteré que Carolina, mi abuela sentimental, quien el 6 de agosto cumplió 98 años, está en cama esperando que Dios la llame.
Al recordar a mi abuelo viene a mi mente aquel viejo que vivió en mi casa cuando era una niña y por quien todas las tardes salía corriendo para recibirlo. Se me hace un nudo en la garganta ante aquellas escenas tan remotas que evocan un periodo de felicidad familiar. Con su muerte perdí al único abuelo sanguíneo que me quedaba.
Cuando pienso en Carolina las lágrimas afloran sin darme tiempo de detenerlas porque aquella viejita vino a llenar el gran vacío que dejaron mis abuelas al morir cuando yo estaba muy pequeña. Fue ella quien me enseñó a tomar té antes de irme a Inglaterra, disfruté las navidades, me tomé las fotos al graduarme de abogada y lingüista y a quien le dedique mis primeros versos de principiante:
Su nombre es Carolina,
su apellido Soto
Y juntos dibujan
el más bello rostro.

Al pensar en la muerte me lleno de espanto al saberme sola en un país lejano al igual que millones de compatriotas que hoy están esparcidos por el mundo entero por un mal gobierno que nos condenó al exilio al perseguirnos, negarnos la comida, las medicinas y un porvenir mejor en nuestro hogar.

Busco en las redes sociales y me encuentro con casos de venezolanos asesinados, muertos en situaciones atroces o incluso de forma natural pero al no tener quien reclame sus cuerpos se hacen campañas preguntando por algún familiar.

Recuerdo aquellas madres quienes perdieron a sus hijos en el asfalto luchando por la libertad que nunca conocieron, mientras la mirada angelical de Neomar Lander se contrapone contra la de aquel que nos dejó sumidos en la catástrofe más grande de nuestra historia.

Pienso en los viejitos de los que me habla mi mamá quienes han muerto por depresión ante la ausencia de los seres queridos que se han ido tratando de sobrevivir en libertad.

Miro a mi alrededor y al encontrarme sola me dan ganas de llorar porque no quiero correr con la misma suerte de morir lejos de casa como tantos compatriotas quienes como yo se han visto obligados a dejar de lado sus amores. Me niego a creer que esta pesadilla continúe por mucho más tiempo y prefiero confiar en los magistrados del TSJ en el exilio, en esa diáspora que lucha por volver, en ONGs como el Foro Penal y en esos jóvenes que a pesar de las circunstancias se mantienen firme en nuestro país.

Poco a poco he ido presentando a cada una de esas personas más allá de lo que simbolizan a través de sus instituciones para que sigamos su ejemplo sin perder la fe porque indistintamente de nuestra propia realidad todos tenemos la misma madre que nos vio nacer y que nos recuerda lo mucho que nos necesita.

A pesar de nuestras diferencias, de las ganas de sobresalir de algunos y la arrogancia de otros, lo único seguro que existe es que algún día dejaremos este mundo y dependerá de cada quien el nivel de fraternidad, solidaridad y patriotismo que heredarán las nuevas generaciones. No quiero morir sola, pero si es mi destino entonces que Dios se apiade de mi alma y muestre su misericordia con Venezuela para que renazca mucho más hermosa.
@nasbly


EL PAÍS DE LAS MUJERES BELLAS

agosto 5, 2018

Por Nasbly Kalinina
Maritza Sayalero 1979
(Tomada de la Web)

Nací en San Fernando de Apure el 3 de octubre de 1979 año en que Maritza Sayalero Fernández ganó por primera vez el Miss Universo lo cual marcó los sueños de las jóvenes de mi generación pues, altas o no, nos daba ilusión participar en el Miss Venezuela y seguir los pasos de Cristal Montañez, Irene Sáez, Maite Delgado, Viviana Gibelli, entre muchas otras.
Así a temprana edad hice que mis padres me inscribieran en un curso de modelaje y a pesar de que muchos me decían que sería modelo de radio tomé las clases muy en serio al igual que mis compañeras. Con el tiempo entendí que no todas habíamos nacido para participar en un certamen de belleza pero no por eso dejábamos de ser hermosas. Que lo importante era lo que teníamos que ofrecer más allá de unas medidas perfectas porque un saludo con una sonrisa cálida vale más que una corona.
Sin duda, muchas de las adolescentes de mi época sufrimos por no ser lo suficientemente altas y no ir al Miss Venezuela o por esperar el primer beso de nuestro príncipe azul sin imaginarnos que pronto llegaría el lobo a robarle su color a Caperucita. Así nos espantamos con el Caracazo y nos horrorizamos en las dos intentonas de golpe, pero jamás pensamos que el terror vendría a quedarse por largos años y secuestraría a tantas personas como a Rosa Virginia González quien se encuentra en el Sebin de Aragua sufriendo torturas y apartada de su niña.
Por más que Luis Herrara Campins dijo en su discurso inaugural que había recibido un país hipotecado y que en toda nuestra historia democrática haya habido corrupción, los jóvenes tenían futuro, nuestro país era un ejemplo a seguir y era receptor de inversionistas extranjeros que apostaban a una Venezuela próspera y brillante.
Y es que con tanto tiempo sin ver a mi familia comienzo a reflexionar sobre nuestra historia para tratar de entender en que momento perdimos nuestros sueños y pasamos a ser perseguidos por querer tener una vida digna gracias a nuestro trabajo y esfuerzo.
Me pongo melancólica y deseo volver, reírme de esta pesadilla, abrazar a mis padres, hermanos, vecinos y compañeros; conocer a Rosa y a su hija en una Venezuela en la que los presos políticos no existan, distinguir en los extraños aquella alegría que nos caracterizó pero que la inseguridad, la escasez y la desesperanza nos han robado.
Sueño con nuestra libertad, poder escoger donde quiero estar y que al viajar los agentes de inmigración no me pregunten si he ido a quedarme sino más bien que me den la bienvenida y me vuelvan a decir lo mismo que la primera vez que salí de casa: ¡Venezuela, el país de las mujeres bellas!
@nasbly


GONZALO HIMIOB SANTOMÉ: EL INTELECTUAL DEL FORO PENAL

julio 15, 2018

Gonzalo Himiob Santomé
Luego de haber escrito sobre Alfredo Romero, me sentí en deuda con Himiob quien también es director del Foro Penal. Al decidirme, la distancia y el tiempo limitado para entrevistar aquel colega, tan entregado a la defensa de los Derechos Humanos, serían nuevamente mi mayor reto en mi proyecto, pero no una limitante, así que empecé a investigar en las redes sociales sobre él y lo que encontré fue muy interesante pues fue como hallar a un hermano mayor con el que se tienen muchas cosas en común.
Nacido en Caracas el 5 de octubre de 1969, me lleva exactamente 10 años, aunque en experiencia profesional parecen treinta. Abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, se especializó en Ciencias Penales y Criminológicas. Es socio fundador del Escritorio Jurídico Himiob, Romero y Asociados; miembro fundador del Foro Penal desde el 2004, profesor universitario, escritor y músico. Ha recibido múltiples reconocimientos a nivel nacional y recientemente a nivel internacional el premio IABA/FIA Lexis-Nexis por la Defensa del Estado de Derecho en América Latina otorgado por la Federación Interamericana de Abogados.
A nivel personal está casado con Wen Dugarte, quien despierta al hombre romántico y soñador oculto detrás de la rigidez de las leyes y los fríos edificios de los tribunales. Tiene dos hermosos hijos, Sofía y Luis Gonzalo, quienes son su mayor motor de vida e iluminación en la lucha por una Venezuela en la que se haga justicia y en la que todos podamos vivir en libertad. Es un apasionado al país en el que nació, creyente en Dios, admirador de la naturaleza y en especial de aquel cerro llamado Guaraira Repano, mejor conocido como el Ávila, que inspiró su primera novela “Ausencias deja la Noche”, en la cual combinó de manera exquisita la magia, el mito y la realidad social de nuestra época.
Un hombre de principios solidos que ejerce valientemente el Derecho en un país donde las leyes son el adorno de un Estado donde reina la impunidad y la opresión es el castigo para quienes se oponen abiertamente a los actos ilegales y crueles. Un pensador que ama tanto al prójimo que ha creado un lema que se ha grabado en nuestros corazones.
Así cuando escuchamos decir que “No hay peor castigo para un preso político que el olvido” se nos hace imposible desligar aquellas palabras de aquel humilde señor de lentes que nos guía y orienta con su persistencia, paciencia e inteligencia el camino en la defensa de los derechos humanos de quienes no son simplemente parte de una estadística sino de quienes tienen un nombre y apellido, una familia que los espera porque son inocentes y su único delito es pensar diferente.
Gracias a esa prestigiosa fama de hombre luchador y honesto en el 2009 Miguel Henrique Otero, presidente editor del diario El Nacional, uno de los periódicos más importantes del estado y de marcada línea opositora al régimen, le pidió que escribiera un libro sobre la persecución y discriminación por motivos políticos en el país lo que originó una reseña de la historia actual de los casos más emblemáticas que hasta ese año se habían cometido, lo que hizo de “El Gobierno de la Intolerancia” una obra de lectura indispensable para todos los estudiosos de la realidad de Venezuela en la era de Chávez.
Su creatividad literaria ha sido su refugio y modo de expresar su sensibilidad lo cual se evidencia en su otra novela llamada “Sentir la Sed” y sus tres poemarios que desnudan al hombre refinado y caballeroso quien ve a su mujer no como aquella que deba de estar detrás como una sombra sino más bien a su lado como su compañera en las buenos y malas.
Un buen amigo quien no se restringe al reconocer públicamente que sus premios son compartidos con su socio y compadre Alfredo Romero por su ejercicio mutuo del derecho en un país donde muchos se preguntan si vale la pena seguir estudiando las leyes cuando ven perdida toda posibilidad de ganar un caso de forma honesta e inteligentemente y a lo que él les responde que “Nunca son tan importantes las luces de la razón, del conocimiento y de la ley como cuando se camina en la más absoluta oscuridad.”
Un hermano que en definitiva nos llena de orgullo que haya nacido en nuestra amada Venezuela y que esté allá luchando por ella, dejando el miedo aún lado, para salir cada día a abogar por los más necesitados y recordándonos que mientras existan hombres como él, inteligentes y bien formados, capaces de dar lo mejor de sí para el rescate de nuestra tierra el milagro llegará tarde o temprano porque como bien dice la carrera “no es de velocidad sino de resistencia”.
Sígueme en las redes: @nasbly